fbpx

VIPRISCAR: hacia un nuevo modelo industrial. Oportunidades de negocio basadas en biomasa

La industria química se enfrenta a una nueva revolución. Si a finales del S. XIX los procesos basados en la explotación de recursos fósiles emergieron con fuerza arrolladora dando un giro radical a la economía con el desarrollo de la petroquímica, ahora la sociedad demanda una nueva revolución de los métodos productivos que dé lugar a la completa e irreversible implantación de un modelo de desarrollo económico sostenible y circular.

Bajo este paraguas, y entre 2018-2020, se desarrolla el proyecto VIPRISCAR, financiado por la BBI-JU y liderado por TECNALIA, cuyo principal objetivo es validar a escala de planta piloto (TRL 5, lotes de 100 kg) un proceso de fabricación sostenible, desarrollado y patentado[1] por TECNALIA hasta TRL 3, para producir isosorbida bis-metil carbonato (IBMC). IBMC es un nuevo producto, aún no introducido en el mercado, obtenido a partir de isosorbida, molécula a su vez derivada de glucosa, con una tasa anual de crecimiento del 10,9%.

[1]

US9540390B2; JP6130516B2; EP2949654B1.

VIPRISCAR a su vez, tiene como segundo objetivo, demostrar a nivel de prueba de concepto el valor añadido que IBMC puede aportar al mercado demostrando la utilidad de los polímeros derivados del mismo en tres sectores de gran volumen: recubrimientos industriales, adhesivos termofusibles y biomedicina (catéteres).

Con tal fin, TECNALIA lidera un consorcio internacional formado por 9 socios de 6 países europeos, en el que cabe destacar la notable participación industrial compuesta por 2 son grandes empresas (JOWAT, CIKAUTXO) y 4 PYMES (B4PLASTICS, AEP POLYMERS, VERTECH GROUP y EXERGY), índice de la fuerte apuesta de la industria por las posibilidades comerciales de los productos a desarrollar en VIPRISCAR. El consorcio se completa con tres proveedores españoles de tecnología: TECNALIA, GAIKER-IK4 y LEITAT.

El IBMC es un intermedio con gran potencial de mercado pues ha sido diseñado para producir polioles, policarbonatos y nuevos poliuretanos sin isocianatos, materiales cuyo mercado se estima superará 100.000 M$ en el año 2021. Su estructura bicíclica alifática, junto con su origen biomásico, biodegradabilidad e inocuidad, permite predecir que llegará a sustituir a moléculas aromáticas tóxicas procedentes del petróleo actualmente utilizadas en la fabricación de policarbonatos y poliuretanos, tales como el bisfenol A y los diisocianatos MDI y TDI. 

José R. Ochoa-Gómez

Olga Gómez-Jiménez-Aberasturi

Soraya Prieto Fernández

Área Biorrefinería y Valorización de Residuos

TECNALIA Research & Innovation

https://vipriscar.eu/

https://www.tecnalia.com/es/


biogeo